Het Firmament

clientela Lessius Hogeschool Mechelen Relaciones Sociales Entre Empleados 15 junio, 2011 Categoría: , ,
El Museo se sitúa en un edificio histórico, en la puerta de Brusselpoort, de la ciudad de Mechelen, en Bélgica. En la actualidad Brusselpoort es la única puerta que queda en pie de las doce que tuvo originalmente la ciudad. La estructura data del siglo XIII y fue la puerta de más entidad.

Al tratarse de un monumento, es tan importante resolver la nueva función de Museo como rehabilitar y poner en valor su propia arquitectura. Además, mucha gente visitará el Museo por el carácter y la entidad histórica que tiene la antigua edificación. Su valor histórico nos da la primera premisa de cómo debemos actuar y acota las posibilidades de actuación, ya que no podemos situar elementos que alteren los elementos históricos.

El acceso se resuelve con una caja que atraviesa el paso inferior de la antigua puerta e invita a acceder al edificio. Presenta claraboyas de distintos diámetros que permiten observar la bóveda de mampostería e iluminar cenitalmente la pieza. Con esta actuación se obtiene un espacio previo de cierta dimensión, más acorde a la nueva función de Museo. Una pieza de mobiliario resuelve y articula el espacio, donde se sitúa la recepción-tienda y un pequeño lobby de descanso.

La caja de acceso divide la planta baja en dos áreas, en la sala derecha se sitúan las oficinas que albergan los puestos de trabajo, la sala de reuniones, una cocina office y un almacén. La sala izquierda es una prolongación del hall y recoge el primer espacio expositivo que explica los diferentes tipos de marionetas. Además, se sitúa un taller para que los visitantes construyan sus propias marionetas.

La comunicación vertical se resuelve con una escalera de madera que alberga en su parte inferior un aseo para minusválidos y las taquillas del Museo.

En planta primera, se desarrolla la mayor parte del programa expositivo del Museo. El problema de exposición y almacenaje de las marionetas se resuelve mediante un sistema modular de almacenamiento. Los elementos presentan forma de U y están realizados en madera de nogal. Permiten albergar al mismo tiempo cajones de distintos tamaños para guardar las marionetas de diferentes dimensiones o vitrinas para exponerlas al público.

Presentan una altura de 2.40 m para no perder el aspecto diáfano que presentaba la planta. Se busca crear un espacio continuo y fluido, que permita observar correctamente las bóvedas y las cúpulas de crucería. Además, estas piezas expositivas presentan perforaciones para posibilitar visuales fugadas y diagonales que permitan tener siempre una visión global del espacio, estas ventanas presentan colores vivos y formas, que emergen de las piezas para marcar su situación, son un hueco por donde mirar.

En la planta ático, las condiciones de aislamiento no son muy buenas y por tanto las temperaturas en invierno son bajas. Para resolver el problema, se sitúa de nuevo una caja que recogerá las funciones de sala polivalente pudiendo servir como sala de conferencias, teatro de marionetas o talleres, según las necesidades de cada momento. Durante el verano, cuando las temperaturas son más agradables, dispone de ventanas correderas que cuando se abren quedan embebidas en el plano vertical y duplican la superficie de la sala ya que cuenta con una tarima anexa. En un extremo de la caja si sitúa el cuarto de calderas.

De forma similar se resuelve el almacén de marionetas, que recoge la forma de U y se cierra por completo, para albergar así un número mayor de marionetas y protegerlas de las condiciones exteriores.