Casa patio

clientela Privado Relaciones Sociales Entre Empleados 15 septiembre, 2011 Categoría: ,
La vivienda se ubica entre medianeras. Por tanto se abre con generosidad en sus fachadas frontales a norte y sur, cerrándose en las laterales donde las edificaciones vecinas están contiguas.

Se desarrolla en tres alturas. La planta baja se sitúa a una cota de 1.50 m para permitir un semisótano y posibilitar la iluminación natural de sus estancias.

En el plano de fachada se realiza un leve retranqueo que marca tanto el acceso peatonal como el acceso rodado. Este gesto se materializa con una cancela de madera maciza de iroko, que permite intuir el espacio contiguo pero al mismo tiempo sirve para tamizar las vistas desde el exterior. Una vez superado el umbral, se accede por una escalera exterior a un vestíbulo previo cubierto por un porche.

El acceso se retranquea para permitir una transición gradual del exterior al interior. La entrada se concibe como un espacio privado y por tanto transparente, a excepción de la puerta de acceso de madera de iroko. Desde el espacio de la entrada se ve el patio posterior con la piscina, entendiéndose como una extensión natural de la vivienda.

La planta baja queda estructurada por un eje longitudinal de circulación, donde se sitúan el recibidor y el distribuidor, que da acceso a todas las estancias y alberga la escalera que permite la circulación vertical. El eje ordena el espacio en dos bandas diferenciadas (espacios principales y de servicio). Se trata de un espacio fluido y común que recorre longitudinalmente toda la casa, fundiéndose con los espacios comunes garantizando la cohesión de la pieza. La escalera ligera refuerza el eje longitudinal que recorre la planta y permite una visión de banda a banda de la parcela.

Los espacios principales de la planta baja se estructuran en torno a tres patios, se consigue así que todas las estancias miren al exterior y tengan tanto ventilación cruzada como doble iluminación natural.

Este esquema posibilita que los espacios de relación sean fluidos y se estructuren alrededor de un patio central, donde los usos de salón, comedor y estar gozan de una gran continuidad espacial y de recorridos.

Esta estrategia posibilita una lectura completa de la planta baja desde cualquier punto de la parcela, debido a la relación visual que establecen los tres patios. Esto permite leer las estancias de forma continua y entenderlas como un único espacio diáfano pero sin perder con esta acción la independencia funcional de los espacios.

La planta baja se abre con generosidad a los patios que se entienden como una prolongación de la vivienda. Los límites se desmaterializan con correderas acristaladas que posibilitan una comunicación directa con el exterior. Gracias a esta permeabilidad, el espacio exterior penetra en las estancias.

El patio central se convierte en el climatizador natural de la casa, aumentando visualmente su dimensión y generando transparencias entre los diferentes usos.

La planta primera se articula también en torno a un distribuidor que da acceso a todas las estancias. El dormitorio principal y la biblioteca-estudio se abren al sur, cuentan con una terraza longitudinal que ofrece vistas de la Sierra. Mientras que los dormitorios de las niñas y el de invitados dan al patio trasero, pero no crean vistas molestas sobre el jardín principal y la piscina. Al patio central también da una terraza que permite tender la colada e iluminar la biblioteca de los niños.

En la planta semisótano se sitúa el aparcamiento con espacio para cuatro vehículos y disco para facilitar las maniobras, junto con el almacén/bodega. La sala de estar con la cocina forma un espacio único pero están separados por una hoja de vidrio para evitar los olores y los humos, la estancia se ilumina naturalmente gracias a la ventana corrida situada en fachada.